Te explicamos qué es un taller, su significado y cuál es su principal objetivo. Además, consejos para organizar un taller exitoso.

taller
Los talleres son cursos intensivos para desarrollar talentos o habilidades.

¿Qué es un taller?

El término taller es un préstamo del inglés que literalmente significa «taller». Sin embargo, esta palabra se ha popularizado en el mundo empresarial, donde se utiliza para referirse a un evento de capacitación y / o capacitación en particular, durante el cual los empleados o trabajadores se reúnen y adquieren habilidades o ejercen sus talentos, con el fin de mejorar un área específica de su desempeño.

el talleres son cursos intensivos, que se les ayuda a desarrollar ciertos talentos o habilidades de la manera más rápida y específica posible, es decir, siempre con la vista puesta en los beneficios que la organización tendrá al dar a su equipo estas herramientas de capacitación.

Para ello, los talleres suelen estar en manos de un especialista o profesional en el campo a desarrollar, generalmente contratado bajo la figura de un externalización.

Aunque a menudo tienen una parte teórica o de discusión, el talleres suelen ser dinámicos y suelen ir directamente al grano, de modo que fomentar la participación y una actitud activa y participativa por parte de los participantes.

En esto, se distinguen de las conferencias o cursos. Además, generalmente no abordan el conocimiento de carácter general, sino que se aplican: taller ser siempre busca resolver un problema o fortalecer un talento.

Del mismo modo, este tipo de eventos suelen ser breves (4 horas como máximo) y esporádicos, por lo que implican un trabajo intensivo que dificulta al máximo el funcionamiento de la empresa. Por lo general, son más corto que un seminario o curso, y también mucho más versátil: trabajo en equipo, talentos específicos, atención al cliente, formación, prevención de accidentes, etc.

Puede servirte: Empoderamiento

Consejos para organizar un taller exitoso

taller
El taller debe llevarse a cabo en un espacio que no obstaculice la experiencia.

Para completar con éxito una experiencia de taller, se recomienda:

  • Elija el espacio. Un taller es una experiencia muy difícil en la resolución de problemas o el crecimiento del trabajo en equipo, que se realiza en poco tiempo. Por lo tanto, debe llevarse a cabo en un espacio que no dificulte la experiencia: sin problemas repentinos, con servicios previamente comprobados, donde las personas involucradas se detengan cómodamente y, si es posible, que les dé una sensación de calidez, confianza y privacidad, para promover la participación y no hacer que se sientan expuestas.
  • Contar con el equipo de apoyo adecuado. Un buen taller siempre tiene más material que durante la sesión, para que pueda adaptar sus estrategias al público, porque no todo el mundo aprende de la misma manera y no reacciona de la misma manera a los mismos estímulos. Es necesario disponer de un material visual de impacto, fácil de entender, que fomente la concentración y no la distracción o dispersión.
  • Mantén un buen ritmo. Se estima que la capacidad de atención del hombre dura unos 45 minutos continuos, por lo que las horas académicas tienen esta duración (y no 60 horas de tiempo de reloj). En este sentido, es necesario mantener el ritmo de atención durante sus puntos máximos, luego traer descanso, por cambios de actividad o tono, para no abrumar y "quemar" al grupo. Intensivo, después de todo, no significa agotador, ni abrumador. Un taller de 4 horas debe tener al menos uno quebrar quince minutos intermedios para que los asistentes descansen mentalmente.
  • Participantes de crédito. Quienes asisten a un taller lo hacen para crecer y mejorar, pero también deben sentir que han adquirido algo precioso, algo para colocar en sus hojas de vida. Para ello, las acreditaciones y diplomas siempre son una buena idea.