Te explicamos qué es un trabajador duro y qué significa este término para el marxismo. Además, ¿cuáles son los derechos del trabajador?

trabajador
El trabajador podrá prestar servicios bajo la dirección de una persona física o jurídica.

¿Qué funciona duro?

El término trabajador se refiere a cualquier persona física que presta servicios subordinados a otra institución, persona o empresa, mediante la obtención de una remuneración a cambio de su mano de obra.

La fase histórica de la modernidad nació de la revolución industrial, que dio forma a la forma social capitalista que abarca el sujeto»trabajador«, un concepto que todavía va hoy en día como lo conocemos.

Ya había en la forma social feudal antes de la fase moderna un sentido del trabajador, pero esto no entregó a su fuerza de trabajo a cambio de una remuneración, pero era considerado un «sirviente» (de la gleba) que, a cambio de protección y vivienda precaria, entregaba y trabajaba para su amo, su producto no pertenecía a nadie más que al amo que podía lograr lo que quería con él.

Después de la revolución industrial, comenzó la concepción moderna del trabajador, cuyos derechos estaban vinculados al acervo político de derechos subordinados a las normas internacionales y nacionales, y cuyo contrato preveía una remuneración por el hecho de haber entregado su fuerza de trabajo al inversor capitalista.

Los servicios que no se prestan de forma voluntaria se consideran esclavitud, como los casos históricos de países del siglo XIX como Cuba productora de azúcar o Brasil productora de café. Esta forma de trabajo ya está formalmente abolida por las normas internacionales que la prohíben, aunque tienen sus límites y sus casos excepcionales a la regla.

El trabajador puede proporcionar servicios como parte de una organización bajo la dirección de una persona física o jurídica, llamada empleador, cuando tiene fines de lucro, o institucional o social si no lo es. O en el caso de que el trabajador pueda desempeñar sus funciones en su propia cuenta por cuenta propia, no existe, por tanto, una relación contractual sino una relación de intercambio comercial.

Vea también: Contrato de trabajo

Trabajador para el marxismo

trabajador
El concepto de trabajador está vinculado a las nociones de explotación y alienación.

En este punto, es la teoría marxista una clave para entender el movimiento capitalista que actualmente está motorizando la sociedad, así como entender desde el punto de vista del materialismo histórico qué papel juegan el trabajo y el trabajador en la sociedad.

El concepto de trabajador desde este punto de vista está ligado a dos conceptos, uno de explotación y otro de alienación. La primera se refiere al tiempo que el trabajador, es decir, la fuerza de trabajo, emplea y paga para producir y generar más ganancias, una producción que cubre los costos de su propio salario e incluso logra generar un plus, valor agregado o ganancia.

Esta ganancia está directamente relacionada con el segundo concepto de alienación, es decir, equivalente a la transferencia de los ingresos de la fuerza de trabajo. En otras palabras, es la forma en que el capitalista explota y luego se apropia del producto del trabajo realizado por el trabajador, un producto que a su vez contiene el tiempo objetivado de este sujeto trabajador.

Derechos de los trabajadores

Derechos de los trabajadores
Cada vez es más común que los trabajadores y los ciudadanos hagan valer sus derechos.

Hoy en día existen leyes y tratados internacionales, así como acuerdos con sindicatos, organizaciones de derechos humanos, asociaciones civiles, etc. protección contra la sobreexplotación de los trabajadores.

Regulaciones que objetivo garantizar los derechos del trabajador a la salud y al rendimiento, como vacaciones pagadas, seguro de vida y/o accidente, cobertura médica, limitación del tiempo de trabajo de 8 horas al día, herramientas y herramientas de protección y seguridad.

Existe en el análisis sociológico actual la detección de un proceso que complementa esto, llamado "justicia", por el cual también es en más más a menudo encuentran que los trabajadores y los ciudadanos han hecho valer sus derechos mediante la presentación de cargos a través del poder judicial, lo que implica un conocimiento de los derechos adquiridos que se consideran fundamentales e inherentes a la condición humana actual.