Te explicamos qué es la sátira, su origen, sus características y los ejemplos de grandes autores satíricos. También, lo que es sátira política.

sátira
La sátira busca expresar la desaprobación del autor, con fines moralizantes o críticos.

¿Qué es la sátira?

La sátira es un género literario y al mismo tiempo un recurso expresivo, a través del cual el autor expresa su indignación u oposición a algo, a través de procedimientos humorísticos, es para otros burla, ironía o caricaturización. La sátira no aspira al humor en sí, ni al puro placer, sino a expresar la desaprobación del autor, ya sea velada o abierta, generalmente con fines moralizantes o críticos.

Los orígenes de la sátira se remontan a la antigüedad griega, en particular a la poesía ibambica de Semónides de Amorgos (ss. VII a. VI a. C.) y Arquidiócesis de Paros (712-664 a.C.), y el trabajo de comedógrafos como Aristófanes (444-385 a.C <6>.), cuyo legado fue heredado de humoristas romanos como Cayo Lucilio (148-102 a.C.) y Luciano de Samósata (125-181).

De hecho, fue tan ampliamente cultivada en la antigua Roma que Marco Fabio Quintiliano (c. 35-c.95) lo apodó «un género enteramente romano» (satura quidem tota nostra est«).

A partir de entonces, la sátira podía tomar diferentes formas, como diálogos, canciones, epigramas, etc., tanto en verso como en prosa, o alternando con los dos registros. Sin embargo, tampoco sería exclusivo de la literatura: la ilustración, el cine e incluso la música se practican muy a menudo.

Vea también: Recursos literarios

Características de la sátira

A grandes rasgos, la sátira se caracteriza por:

  • Es una forma de representación referencias reales, ideas, personas o incluso otras obras artísticas o filosóficas.
  • Tiene una intención burlesca, ridículo o crítico, que se expresa a través de la parodia, comparación de referencias dislimiles, exageración y/o dobles significados.
  • Se expresa en una inmensa variedad de temas, tonos y métodos, pero en general tener siempre un propósito crítico o moralizante, es decir, educativa o denuncia.

Ejemplos de autores satíricos

A lo largo de la historia, ha habido cientos de autores de obras satíricas, sobre todo porque este género les ha permitido burlarse unos de otros y dirigir literariamente sus enemistades. Hubo, sin embargo, grandes autores satíricos romanos, generalmente considerados como los creadores formales del género, tales como:

  • Cayo Lucilio (147-102 a.C.), cuya obra se ha extraviado con el tiempo, pero a menudo es evocada por otros poetas satíricos romanos.
  • Marco Terencio Varón (116-27 a.C.), autor de sátiras mensipeas, en las que se mezclaban verso y prosa.
  • Quinto Horacio Flaco (65-8 a.C.), cuya obra satírica consistió principalmente en sermones y diálogos, en los que se introdujeron juicios y críticas menos virulentas.
  • Lucio Anneo Séneca (4 a.C. – 65 d.C.), llamado Séneca el Joven para diferenciarlo de su padre, cuyo trabajo en prosa abunda en filosofía moral y en referencias satíricas.

Otros grandes y reconocidos satíricos fueron, desde la Edad Media, los españoles, no sólo en sus letras y poesía, sino sobre todo en sus obras de teatro de la Edad de Oro y sus primeras novelas modernas. Algunos grandes nombres en esta tradición fueron:

  • Juan Ruiz, Arcipreste de Hita (c. 1283-1350), cuya obra es considerada una de las más importantes de la literatura medieval española, fue la primera en utilizar la sátira para criticar la influencia del dinero que ya comenzaba a embotar a la sociedad feudal de la época.
  • Alfonso Martínez de Toledo, Arcipreste de Talavera (1398-c.1468), autor pre-tenanista cuya obra máxima es una sátira de amor y lujo mundano, El Corbacho, de 1438.
  • Miguel de Cervantes (1547-1616), el más grande autor de la tradición española, es justamente famoso por una sátira de novelas de caballería: El ingenioso hidalgo Don Quijote del Canal de la Mancha de 1605. Sin embargo, este no fue su único texto satírico: il también se conoce La conferencia del perro de 1613 y Viaje del Parnaso de 1614.
  • Lope de Vega (1562-1635), uno de los grandes representantes del dramétourdissement español del siglo de oro, fue pródigo en las sátiras contra Luis de Góngora, su rival, así como contra la tradición del culto.
  • Ramón de Valle-Inclán (1866-1936), poeta modernista y fundador de un estilo romántico llamado "el sperpente", caracterizado por la grotesca distorsión de la realidad y la acentuación de sus rasgos cómicos y vulgares, atacando todo lo que se consideraba consagrado o correcto.

Sátira política

sátira política
No hay sátira imparcial o neutra.

Uno de los escenarios favoritos de la sátira es el de la política. Esto se debe en parte a que burlarse de los poderosos permite a la gente expresar sus inconformidades y canalizar sus descontentos de manera pacífica y democrática, pero también porque es un ejercicio de alteración, de violencia simbólica contra personas que generalmente son intocables.

La sátira política desciende así a los poderosos al nivel de la gente plana, y a veces alimenta el fuego ya encendido de la subversión y la revolución, haciéndose eco de los sentimientos de las masas. Toda sátira política obedece a la ideología o preferencias del dibujante o escritor, por lo que no hay sátira "imparcial" o "apolítica" o "neutral". Al mismo tiempo, la sátira política puede ser escrita, dibujada, filmada, etc.

Un buen ejemplo de ello es la película El gran dictador de Charles Chaplin (1889-1977), estrenada en 1940, donde el humorista se burla de Adolf Hitler y del fascismo europeo.

Sigue con: Comedia

Referencias: