Te explicamos la metodología de las 9S en la gestión del trabajo, su origen, sus principios y sus ventajas. También, cómo se implementa.

la organización del trabajo de los 9s
La metodología 9S prioriza el orden, el compromiso y la eliminación de innecesarias.

¿Qué es la metodología 9 «S»?

La metodología 9S es una técnica de gestión del trabajo que tiene como objetivo aumentar la productividad a través de un mejor entorno de trabajo. Es una filosofía basada en el trabajo organizado y ordenado que tiene como objetivo alcanzar un máximo nivel de calidad y cuyo impacto se observa a largo plazo.

Se origina en Japón bajo la marca Toyota, que se ha fijado el objetivo de lograr una nueva cultura de trabajo de forma permanente. Para ello, se necesita el compromiso de la dirección de la organización.

Se basa en dos reglas básicas: «empieza contigo mismo» y «educa con el ejemplo». Mantener la nueva cultura de trabajo se basa en la disciplina y la coherencia.

Puede servirle: Recursos Humanos

Origen de la metodología 9S

En 1960, nació una metodología japonesa llamada la "filosofía de los 5S" e incluyó cinco principios: seiri, seiton, sexto, seiketsu y shitsuke. En su traducción al español, significan: "separar lo inútil", "localizar lo necesario", "eliminar la suciedad", "reportar las anomalías" y "seguir mejorando".

La traducción de los nombres varía un poco de un idioma a otro, pero los propósitos de cada principio se mantienen y expresan de la misma manera que su versión original en japonés.

Poco después de su publicación, la metodología se ha actualizado para incorporar otros cuatro principios con el fin de animar al individuo a adoptar los buenos hábitos como de costumbre (es decir, a adoptar la filosofía de las cinco S anteriores).

Los nuevos principios se denominaron: Shikari, shitsukoku, seishoo y sedo que, en su traducción al español, significan: "seguir una línea de acción", "ser persistente", "saber coordinar" y "estandarizar estándares".

Durante los años 60, la filosofía oriental se aplicó al trabajo tuvo un impacto significativo en las empresas occidentales debido a que demostró ser una acción de muy bajo costo, hizo posible optimizar los recursos y ahorrar dinero, reducir el número de accidentes de trabajo y mejorar la calidad de la productividad.

Los nueve principios se han integrado en el sistema global de gestión de la calidad, conocido como "ISO 9001", desarrollado en 1947 por la Organización Internacional de Normalización (ISO): Organización Internacional de Normalización), un organismo no gubernamental independiente que reúne a empresas y organizaciones de todo el mundo.

En sus inicios, la norma ISO se estructuró en cuatro etapas principales para ser implementada en cualquier tipo de actividad comercial e industrial, ya que no se identificaba con un producto o servicio en particular. Al incorporar los principios japoneses, la norma ISO ha sido cada vez más reconocida y ha logrado ser más compatible con otras normas implementadas en otros países.

Principios de la metodología 9S

La metodología promueve nueve principios para que se apliquen de forma consistente y puedan convertirse en una forma de trabajo diario. Los principios son los siguientes:

  • Seiri (separar lo inútil). Esto es para clasificar los objetos que no son necesarios o que no se utilizan con frecuencia y separarlos para decidir si serán almacenados, vendidos, reciclados, donados o desechados.
  • Seiton (localizar lo que se necesita). Se trata de ordenar eficientemente el espacio de trabajo para identificar las clases de objetos, designarlos como un lugar definitivo y ahorrar espacio para obtener lo que se necesita en el menor tiempo posible.
  • Seiso (eliminar la suciedad). Se trata de mejorar la limpieza a partir de una idea más amplia que simplemente mantenerla limpia. cada el individuo es responsable de limpiar su espacio de trabajo porque la limpieza está en situaciones anormales y las entradas se mantienen en buenas condiciones.
  • Seiketsu (reportar anomalías). Se trata de estandarizar o mantener las tres primeras S, entendiendo que deben ser aplicadas conjuntamente, con el fin de señalar y repetir los procedimientos para que sean una costumbre. Esto ayuda a detectar o reducir posibles problemas.
  • Shitsuke (sigue mejorando). Se trata de ser disciplinado, es decir, de dar continuidad y seguimiento al cambio de hábito según las 9 S. La persona que se apega al orden y al control de sus acciones es prudente y demuestra que es capaz de generar trabajo de calidad y que se esfuerza por mejorar.
  • Shikari (constancia). Es la voluntad de mantenerse firmes en una línea de acción y con un espíritu positivo hacia el desarrollo de una actividad. Por ejemplo, manteniendo buenos hábitos en la práctica diaria, planificando y controlando constantemente las tareas, limpiando, ordenando o puntualidad constante en tu vida.
  • Shitsukoku (compromiso). Se trata de respetar lo que se ha acordado, de hacer todo lo posible para conseguirlo. Es una actitud nacida de la convicción y que se manifiesta en el entusiasmo diario. Para ser posible, el compromiso debe manifestarse en todos los niveles de la organización.
  • Seishoo (coordinación). Es una forma de trabajar juntos, donde todos los individuos trabajan al mismo ritmo y hacia los mismos objetivos. Esta forma de trabajar se lleva a cabo con tiempo y dedicación, manteniendo una buena comunicación entre todos los empleados.
  • Seido (estandarización). Se trata de adoptar, como es habitual, cambios considerados beneficiosos para la empresa o actividades que contribuyan a mantener un entorno de trabajo óptimo, a través de la aplicación de normas, reglamentos o procedimientos.

Implementación de la metodología 9S

los 9 s organización de los principios del trabajo puestos en ejecución
La metodología 9S requiere la implicación de la dirección y de todos los empleados.

La implementación de la metodología 9S requiere ciertos factores para tener éxito:

  • Compromiso de la dirección. Esto implica que la junta directiva de la organización participa activamente aplicando los principios y dando ejemplo a su gente.
  • Incluya el 9 S como parte de la inducción. Se trata de capacitar a los empleados, tanto antiguos como nuevos, para que conozcan y entiendan los objetivos de la cultura de la organización.
  • Participación de todo el personal. Se trata de trabajo en equipo, donde todos se identifican y participan activamente aplicando los principios del 9S a las tareas diarias.
  • Repita el ciclo constantemente. Una vez alcanzado el nivel de calidad esperado en la gestión del trabajo, no basta con mantenerlo, sino que hay que optimizarlo y centrarse en la mejora continua.

Ventajas de la metodología 9S

La implementación de los principios del 9S ofrece dos tipos de ventajas:

  • tangible. Representa los cambios que se notan a simple vista. Por ejemplo, se percibe más espacio libre en talleres u oficinas al eliminar objetos innecesarios, los entornos y equipos son más limpios y el tiempo de búsqueda de herramientas y materiales se reduce organizándolos de forma ordenada en su lugar.
  • intangible. Representa cambios que no son visibles a simple vista, pero que se perciben y tienen un impacto en el trabajo diario. Por ejemplo, mejora la autoestima de los empleados, aumenta la predisposición al trabajo en equipo y reduce los accidentes en cada puesto de trabajo.

Referencias: