Te explicamos qué es el machismo, qué tipos de machismos existen y cuáles son sus efectos. Además, la historia y el origen del machismo.

machismo
El machismo promueve estereotipos tanto para mujeres como para hombres.

¿Qué es el machismo?

machismo es una ideología que considera a las mujeres como seres inferiores en uno o más aspectos concernientes al hombre. El machismo se basa en un conjunto de creencias, prácticas sociales, comportamientos y actitudes que promueven la negación de las mujeres como sujeto.

Las zonas en que el sexo femenino está marginado pueden variar y, en algunas culturas, todas las formas de marginación se dan al mismo tiempo. Podemos encontrar las raíces del término en la palabra macho, que se refiere a individuos masculinos de cualquier especie.

Esta ideología no solo socava el género femenino, sino todas las actitudes clasificadas como femeninas que desarrolla un individuo de todos los géneros. machismo desprecia cualquier actitud o forma de vida de un hombre que no esté alineada con el estereotipo del hombre: fuerte, superior, proveedor.

Vea también: Igualdad de género

Tipos de machismo

  • Patrimonio familiar. En este ámbito, el machismo suele producirse en familias con una estructura patriarcal en las que los hombres tienen más libertades, derechos y beneficios, mientras que las mujeres tienen más obligaciones y restricciones.
  • Dominio íntimo o sexual. En esta zona, el machismo niega o se aparea con el deseo femenino y coloca a la mujer en lugar de subyugar u objetar.
  • Ámbito económico. En este ámbito, el machismo se produce cuando un hombre interviene en la gestión del dinero de su pareja o cuando un empleador concede un salario más bajo a una mujer únicamente por su género.
  • Dominio histórico. En este ámbito, podemos encontrar actos machistas cuando se ocultan u omiten las acciones y la participación de las mujeres en la política, las revoluciones y otros hechos históricos.
  • Dominio intelectual. En este ámbito, los actos de machismo se ven cuando consideramos y reproducimos la idea de que las mujeres son menos capaces de realizar ciertos análisis o tareas.
  • Ámbito legislativo. En este ámbito, podemos ver que, en algunos países, no existen leyes que reconozcan a las mujeres como ciudadanas por ley y las protejan de los malos tratos.
  • Ámbito cultural y social. En esta área, el machismo muestra el género femenino como un cuerpo a mostrar para el placer masculino.
  • Ámbito anatómico. En esta esfera, los actos y actitudes machistas se ponen de relieve cuando se utiliza la fuerza física masculina para dominar a las mujeres o cuando se limitan a su capacidad para decidir sobre su salud reproductiva.
  • Campo lingüístico. En esta área, el lenguaje se utiliza para ignorar o suprimir las habilidades de las mujeres o personas de otro sexo.

Origen del machismo

Podemos encontrar las raíces del machismo en las sociedades primitivas, comunidades nómadas dedicadas a la caza. En estas sociedades, hombres y mujeres habían designado tareas específicas: los hombres salían de la caza y las mujeres tenían que ocuparse de las tareas domésticas, el pastoreo y el cuidado de la descendencia.

Incluso el modelo religioso de las civilizaciones primitivas posicionaba a las deidades según su género. Existían, por un lado, los dioses cazadores y guerreros y, por otro, las diosas de la fertilidad y el hogar. Estos roles son comunes en casi todas las sociedades occidentales.

Así que entendemos que las pautas de conducta que rigen a hombres y mujeres tienen un origen antiguo, pero esto no significa que sean correctos o igualitarios. El machismo se encarga de hacer versiones extremas y denigrantes de estos roles que benefician al hombre y dañan a la mujer.

Estos estereotipos de género se transmiten de generación en generación a través de diferentes sociedades, culturas y religiones, y son el origen principal y la causa de la ideología machista.

Ejemplos de machismo

  • Diferencias salariales. El campo de trabajo es uno de los escenarios en los que se manifiestan claramente las desigualdades de género. Estos desigualesEstán en el origen de una concepción machista del acceso a los puestos directivos y de la igualdad salarial entre hombres y mujeres. La aparición de la mujer en la escena laboral fue uno de los mayores logros de la equidad de género en el siglo pasado, que enfrentó estereotipos de género tan extendidos.
  • Violencia de género. La violencia es una de las consecuencias más repudiables de la discriminación de género producida por la ideología machista. Este tipo de violencia se basa en la discriminación de género y el uso de la fuerza física.
  • Tareas domésticas. Todavía se cree que el dominio doméstico es un territorio exclusivamente femenino. Esta concepción del papel de la mujer se transmite a menudo dentro de una familia de generación en generación. La creación de tales estereotipos promueve las diferencias de género.
  • Acceso al voto. El derecho de la mujer al voto fue uno de los principales logros del siglo pasado. Hasta entonces, el voto electoral era un derecho exclusivo de los hombres. Sin embargo, todavía hay países en los que el acceso a este derecho no es equitativo.

Consecuencias del machismo

  • Engendra sociedades injustas y desiguales. El machismo es un problema social que afecta a todos los miembros de una comunidad o sociedad. Las diferencias de género conducen a un desequilibrio en el acceso a las oportunidades tanto en el ámbito laboral como en el social, económico y político. El machismo fomenta la desigualdad y crea brechas tanto ideológicas como en términos de actitudes y comportamientos sociales.
  • Fomenta la violencia. El machismo es una de las principales causas de violencia social. Esta violencia puede ser física o psicológica. Es responsabilidad de todos los miembros de la sociedad invertir las prácticas discriminatorias que pueden causar daños irreversibles a las personas y los grupos.
  • Fomenta los roles y los estereotipos. El machismo define a los individuos según su género. Utiliza ideas preconcebidas y actitudes discriminatorias para formar estereotipos.
  • Genera un concepto de masculinidad dañina. El machismo extiende la idea de que existen características femeninas y masculinas, destaca una serie de características que el hombre debe poseer (firmeza, fuerza, no expresar sentimientos o vulnerabilidad) y discrimina en un hombre cualquier actitud calificada como femenina por el machismo.
    Estos estereotipos de masculinidad pueden crear un desequilibrio emocional en los hombres.

Machismo y feminismo

machismo feminista
El movimiento de mujeres repudia todo tipo de discriminación por razón de sexo.

A la hora de definir ambos conceptos, es importante señalar que el feminismo no es lo opuesto al machismo. Por el contrario, el feminismo es un movimiento social e ideológico que reivindica el papel de la mujer en las esferas privada y pública.

El feminismo busca romper las ideas preconcebidas y los estereotipos en los que se basa la ideología machista. Muchos de estos conceptos y estereotipos están profundamente arraigados en el imaginario colectivo e individual tanto de hombres como de mujeres.

El movimiento de mujeres está formado por individuos y grupos que luchan por la conciencia social y se manifiestan activamente en el repudio de todo tipo de discriminación por motivos de género. El feminismo defiende la igualdad de género para eliminar las disparidades que existen en los ámbitos doméstico, laboral, social y cultural entre hombres y mujeres.

Más información: Movimiento feminista

Referencias: