Te explicamos qué es el hábitat, qué es un nicho ecológico y cuáles son sus diferencias. Además, algunos ejemplos concretos de ambos.

hábitat marino
Hábitat se refiere al lugar físico donde vive un organismo dado.

¿Qué es el hábitat y el nicho ecológico?

Estos términos se utilizan a menudo para referirse a especies animales, como si fueran sinónimos. Pero no lo son y más adelante veremos por qué.

Hábitat se refiere al lugar físico donde vive un organismo dado, ya sean animales, hongos, plantas o microorganismos. Es el medio ambiente cuyas condiciones físicas son propicias para su crecimiento, desarrollo y reproducción. Sin embargo, este entorno suele estar poblado por una o más especies y puede ser tan vasto como un bosque, o tan pequeño como las piedras de la costa marítima o incluso el tracto intestinal de otro ser vivo.

El nicho ecológico es un concepto que alude a cómo se posiciona una especie específico o un conjunto de organismos en un hábitat específico y siempre en relación con las condiciones ambientales y otras especies que conviven en este espacio. En otras palabras, el nicho ecológico de una especie es su relación puntual con los demás elementos de su ecosistema.

Así, se suelen identificar dos tipos diferentes de nicho ecológico:

  • Fundamental o potencial. Se piensa a partir de las condiciones mínimas que una determinada especie (y sólo ella) requiere para su existencia.
  • Especie o real. Pensamos desde estas mismas necesidades, pero en el marco de la competencia y la interdependencia con otras especies.

En conclusión, muchos nichos ecológicos, tantos como hay, se pueden identificar en el mismo hábitat.

Como qué: En un bosque tropical (hábitat) podemos encontrar muchas especies de aves y ranas, pero cada una tiene su propio nicho ecológico específico: las primeras serán depredadores y presas de las copas de los árboles, mientras que las segundas serán espacios húmedos del follaje.

Vea también: Adaptación de seres vivos

Diferencias entre hábitat y nicho ecológico

Estos conceptos se distinguen fundamentalmente en el acercamiento a la vida de la especie que cada uno ofrece. Como hemos dicho, la noción de hábitat hace poca referencia al entorno físico en el que un animal crece biológicamente y en el que es posible identificar muchas otras especies, porque la vida nunca se produce de forma aislada.

Por otro lado, cuando hablamos de nicho ecológico, partimos de la comprensión de la especie en cuestión en la dinámica ecológica en la que vive y se desarrolla, es decir, forma parte de un ecosistema en el que juega un papel particular. La lucha por la supervivencia, como lo demuestran los conceptos de Darwin, implica muchos tipos de relaciones con el entorno biótico (vivo) y abiótico (inanimado), y en el nicho ecológico, todos se tienen en cuenta.

Ejemplos de hábitat y nicho ecológico

Hábitat y nicho ecológico
El gavilán vive en zonas boscosas de árboles dispersos.

Estos son algunos ejemplos específicos de hábitat y nicho ecológico:

  • Cucaracha común (Periplaneta americano). Su hábitat es variado, ya que son extremadamente adaptables, pero es posible encontrarlos en contextos urbanos como edificios oscuros y calientes o el interior de alcantarillas. Su nicho ecológico está ligado a su papel de carroñeros urbanos, especialmente nocturnos, con una reproducción rápida y masiva que los convierte en una plaga para las comunidades urbanas, donde sus depredadores naturales, como alacranes, arañas, aves y anfibios, no son numerosos.
  • Municipio de Gavilán (Nisus accipter). Su hábitat es el de las zonas boscosas de árboles dispersos, frecuentes en las regiones templadas de Europa y Asia. Su nicho ecológico lo posiciona como un importante depredador de pequeñas especies de aves, aunque también pueden comer polluelos de nido directo o incluso carroña, y a veces pequeños mamíferos como los murciélagos. Es un ave carnívora muy adaptable, que a su vez sirve de subsistencia para búhos, águilas, halcones y zorros.
  • Parametium communo (Paramecium aurelia). El hábitat de este organismo unicelular es el de agua estancada o bancos y estanques. Su nicho ecológico se refiere a las aguas ácidas ricas en bacterias, de las cuales este micro-se nutre. Desempeñan un papel importante en la descomposición de la materia orgánica en los ecosistemas acuáticos y la subsistencia de protistas más grandes y animales extremadamente pequeños.