Te explicamos qué es el constructivismo y quién fundó esta escuela pedagógica. Además, sus diferencias con el modelo tradicional.

constructivismo
El constructivismo le da al estudiante las herramientas de su propio aprendizaje.

¿Qué es el constructivismo?

Esto se llama constructivismo una escuela de pedagogía basada en los principios de la teoría constructivista del conocimiento, es decir, en la comprensión de la enseñanza como una tarea dinámica y participativa, en la que el alumno tiene las herramientas para desarrollar por sí mismo las soluciones a los problemas que se le presentan.

El fundador de esta corriente constructivista es el filósofo y pedagogo alemán Ernst von Glasersfeld, que apoyaba la imposibilidad de «transmitir» el conocimiento, como se piensa tradicionalmente, argumentando en cambio la «viabilidad» de la información, es decir, para llevar al alumno a alcanzar la respuesta por sí mismo. Aquí es donde nace la educación orientada a la acción.

El constructivismo se basa tanto en los estudios de Jean Piaget como de Lev Vygotski, quienes se interesaron respectivamente por la construcción del conocimiento a partir de la interacción con el entorno y por la construcción interna del conocimiento a través del entorno social. Del mismo modo, está el enfoque de Albert Bandura y Walter Mischel, quienes propusieron el aprendizaje cognitivo y social.

Todos estos enfoques, así como los postulados de la psicología conductual (conductivismo), permitieron la renovación de los paradigmas docentes de la época, lo que permitió una gran crítica al sistema educativo en su conjunto.

Ver más: Pedagogía

Diferencias con el modelo tradicional

constructivismo
La pedagogía constructivista permite asumir un papel activo en la comprensión del conocimiento.

En lugar de pararse frente a todos para recitar una clase, como es más tradicional, el profesor que utiliza la pedagogía constructivista plantea su método como el líder del grupo hacia las herramientas (mentales, conceptuales, físicas) que le permiten asumir un papel activo en la comprensión y adquisición de conocimientos. Es decir, el conocimiento no puede ser transmitido del maestro al estudiante, sino que debe ser "construido" por su propia voluntad, y el papel del maestro es promover las condiciones para que esto suceda.

Este ejercicio de enseñanza constructivista gira en torno a tres ideas diferentes:

  • El estudiante es responsable de su propio aprendizaje, no solo el profesor. Por lo tanto, tiene un papel mucho más activo que en las pedagogías oras.
  • El contenido a transmitir no viene de la nada, sino que es el resultado de una serie de elaboraciones preliminares a nivel social.
  • Los maestros o facilitadores no solo deben construir el terreno para que ocurra el encuentro con el conocimiento, sino también dirigir esta actividad de aprendizaje hacia una actividad mental rica y diversa.