Explicamos qué son las conjunciones subordinadas, las características y funciones de cada tipo y ejemplos en oraciones.

conjunciones subordinadas
Las conjunciones subordinadas crean una jerarquía entre dos elementos.

¿Qué son las conjunciones subordinadas?

En gramática, Las conjunciones o vínculos son el tipo de palabras que sirven de puente entre otros elementos, como proposiciones, sintaxis o palabras, conectándolas y aportando cohesión al lenguaje. Son palabras desprovistas de su propio significado léxico, es decir, que sólo tienen un significado gramatical y relacional en la oración.

Las conjunciones son palabras muy comunes y muy presentes en prácticamente todos los idiomas que existen. Juegan un papel vital en la construcción de un discurso ordenado y lógico, y se pueden clasificar en dos tipos principales:

  • Coordinación de conjunciones o limpio, que permiten enlazar dos o más unidades gramaticales intercambiables, sin priorizarlas y sin alterar el sentido común, es decir, dejándolas en el mismo nivel sintáctico.
  • Conjunciones subordinadas o inapropiadas, que, al vincular unidades gramaticales, construyen una jerarquía en la que uno (el primario o subordinado) gana importancia o relevancia a lo que se dice que es el otro (secundario o subordinado). En otras palabras, estos vínculos establecen relaciones de subordinación gramatical.

Las conjunciones subordinadas son necesarias para construir oraciones subordinadas y, en general, no suelen unir palabras y sintaxis, ya sea como oraciones enteras o proposiciones, sin que estas puedan intercambiarse entre sí, como es el caso de las conjunciones coordinadas. Esto último se debe al hecho de que existe una jerarquía oratoria, que establece que la oración subordinada no tiene sentido en ausencia de su respectiva oración principal.

Vea también: Conectores

Tipos de conjunciones subordinadas

Dado el tipo de relación que introducen entre la oración principal y la oración subordinada, las conjunciones subordinadas se pueden clasificar en:

  • Conjunciones subordinadas causales. Las que introducen una relación causal entre las oraciones principales y subordinadas, es decir, que establecen en la subordinada la razón o consecuencia de lo que se dice en la principal. Por ejemplo, el caso de "porque" en "Ayer, no fui a clase porque sentirse mal"; o la de "desde" en "Te presto mi chaqueta, desde Te veo frío". Otras conjunciones de este tipo son "dado que", "desde", "por lo tanto", etc.
  • Conjunciones subordinadas comparativas. Los que establecen entre la oración principal y el rezo subordinado cualquier comparación. Por ejemplo, la conjunción "más que" en "Hablas más que un periquito! " o también "me gusta" en "Mi hermana maneja gustar un piloto de Fórmula 1". Otras conjunciones de este tipo son "menor que", "me gusta", "peor que", "cual", "así como", etc.
  • Conjunciones subordinadas condicionales. Los que establecen una relación de condicionalidad entre las oraciones principales y subordinadas, es decir, una se cumple cuando (y si) se cumple la otra. Por ejemplo, el enlace "si" en "Puede ganar el premio" si sigues participando", o también "pero si" en "No quiero cocinar, Sí, usted es tienes hambre, yo sí. Otras conjunciones de este tipo son: "siempre que", "siempre", "siempre que", etc.
  • Conjunciones subordinadas consecutivas. También se llaman ilatives aquellos donde la oración subordinada se deduce o se deriva de lo que se ha dicho en el principal, o viceversa. Por ejemplo, el caso de "so" en "El barco ya había zarpado, por lo tanto no había vuelta atrás"; o "para que" en "La gente se amontonó en la plaza, Para nadie podía distinguirlo de la multitud". Otras conjunciones del caso son: "por lo tanto", "bien", "para que", "siempre y cuando", "caracola", etc.
  • Conjunciones subordinadas temporales. Ellos son los que expresar una relación temporal entre la oración principal y la oración subordinada, ya sea de antigüedad, posteridad, simultaneidad, etc. Por ejemplo, cuando usamos "cuando" en "Las palomas volaron desde edificios cercanos, cuando el tiroteo retumba en la ciudad", o también "tan pronto" etn "La policía lo arrestó tan temprano fueron capaces de identificarlo". Otras conjunciones de este tipo son: "antes", "después de eso", "entonces", "cada vez", etc.
  • Conjunciones subordinadas finales. Son los que, al vincular la oración principal y la oración subordinada, crean un sentido de propósito, es decir, de propósito, entre los dos. Por ejemplo, usando "para que" en "Cargaron al paciente, de modo que el médico podría examinarlo"; o "para que" en "La empresa ha aumentado su plantilla Para el trabajo se hace más rápido". Otras conjunciones de este tipo son: "para", "para que", "a la vista", "a la vista de", etc.
  • Conjunciones subordinadas concesivas. Estos son los que una objeción a la oración principal se expresa en la oración subordinada, pero al mismo tiempo esto no impide la acción. En otras palabras, se utilizan para conceder, para acceder a lo que se ha planteado o para aceptar lo que se propone. Por ejemplo, cuando usamos "por más de" en "Estoy decidido a ayudarte", por más de no seamos amigos", o como "aunque" en "Me darán el trabajo", aunque mejores candidatos". Otras conjunciones de este caso son: "incluso cuando", "a pesar" o "bien", entre otras.

Siguiente: Conjunciones explicativas

Referencias: